12 de abril de 2010

Antesala a la Revolución

 “Las contradicciones del Porfiriato”
La historia de México registra al Porfiriato al régimen que encabezó el general Porfirio Díaz de 1876 a 1911. Fue el único presidente activo por casi 35 años.
Este personaje se levantó contra Benito Juárez en 1872 con el Plan de la Noria pero fracasó. Luego lo hizo contra Lerdo de Tejada en 1876 con el Plan de Tuxtepec, y si logró los fines que se proponía: reclamar las constantes reelecciones de Juárez y la que acababa de ganar Lerdo. Finalmente ocupó la Presidencia.
Díaz fue reelegido 7 veces, lo que convirtió a su gobierno en una dictadura, o al menos una autocracia.

 “Éxito económico y costos sociales y políticos”
En el Porfiriato se alcanzó un desarrollo económico muy alto:
·         La minería se enfocó hacia la producción de metales para la industria
·         La agricultura se dirigió a los cultivos extensivos de productos de exportación como el algodón y el henequén.
·         El mercado interno se intensificó a partir del crecimiento de la red ferroviaria
·         La hacienda pública fue reorganizada
·         El balance entre ingresos y egresos de la Federación alcanzó un superávit
·         Las inversiones extranjeras aumentaron
·         El auge económico benefició a las clases superiores, integradas por hacendados, industriales y banqueros.
La Ley de Terrenos Baldíos promulgada en 1883, decía que las tierras que no estuvieran produciendo, fueran vendidas a inmigrantes, sin embargo, afectó a los campesinos al despojar a muchos de ellos de sus tierras. La población que no recibía sus jornales en las haciendas, se les pagaba con vales canjeables en las tiendas de raya.
Los trabajadores de minas e industria desempeñaban jornadas extenuantes de trabajo, carecían de condiciones higiénicas, y los salarios eran asignados de manera arbitraria. En los centros fabriles no importaba la condición de sexo y género.
“La permanencia del grupo en el poder”
La reelección indefinida del presidente abarcó de hecho todas las esferas de los poderes federal y local; esto inhibió cualquier asomo de democracia, ya que se cerraron las puertas a la ciudadanía. El propio presidente elaboraba las listas de quienes debían ocupar las cámaras de Diputados y Senadores. Los gobernadores y jefes políticos y aún presidentes municipales permanecían en sus puestos si  le eran útiles al sistema. 

























“Disidencias, huelgas y represión”
Los periodistas siempre fueron críticos ante las injusticias cometidas por las autoridades. El Nuevo Partido Liberal formado en 1906 formuló un plan y un programa que planteaba un diagnóstico de la situación del país, y proponía un plan de acción.
La influencia de este partido se hizo sentir muy pronto en la huelga que en 1906 llevaron a cabo los trabajadores mineros en Cananea, Sonora, en la cual exigían la equidad salarial respecto a los trabajadores que venían de Estados Unidos de América y que tenían sueldos más altos, sin embargo, fue reprimida y sus líderes fueron llevados a la prisión de San Juan de Ulúa. Para el año siguiente, surgió otra huelga por las mismas razones de una zona fabril en Rio Blanco, Veracruz.
“La insurrección maderista”

El periodo presidencial había pasado de 4 a 6 años y se había establecido la vicepresidencia. Francisco I. Madero publicó un libro importante en el que se manifestaba en contra de todo tipo de absolutismo en el ejercicio del poder y llamaba al respeto al voto. Su lema fue: “Sufragio efectivo, no reelección”.
Su mensaje se extendió a toda la opinión pública del país. Madero organizó un Partido Anti reeleccionista y desarrolló por todo el país la primera gira electoral en la historia política del país. Porfirio fue candidato presidencial en 1910 y precisamente su oponente fue Madero, quien perdió en unas elecciones que no tuvieron la transparencia deseada.
Madero que estaba preso en la ciudad de San Luis Potosí, escapó y en la ciudad de San Antonio, Texas  publicó el Plan de San Luis, en el cual llamaba a la rebelión para el 20 de noviembre de ese año. El llamado tuvo éxito, y poco a poco en el año de 1911, el apoyo a Madero se dejó sentir y, tras algunos éxitos de pequeños enfrentamientos armados, se planteó el ataque a Ciudad Juárez, y en mayo 1911 Porfirio Díaz renuncia y voluntariamente se exilió en Francia donde falleció en 1915. Madero viajó de la frontera  hasta la capital a la que llegó triunfante el 6 de junio.
Los puertos y las ciudades comerciales también atrajeron población. A la mitad del siglo Se abrió una ruta que iba de Nuevo México y California a Texas, por lo que muchos sitios de esta región fueron ocupados por estadounidenses.
El aumento de la población y el fortalecimiento de los mercados incrementaron la producción de algunos cultivos. Sin embargo, esa producción se logró a costa de la explotación de indígenas.

 "El ensayo democrático"
Francisco León de la Barra, como presidente interino, tuvo la misión de convocar a nuevas elecciones presidenciales y lograr que los rebeldes depusieran sus armas para garantizar la paz social. Hubo algunos grupos, como los zapatistas, que se negaron a hacerlo. Por su parte, los maderistas se dividieron porque esperaban que el candidato a la vicepresidencia fuera el Dr. Franscisco Vázquez Gómez, pero Madero prefirió a Jóse María Pino Suárez. Con todo, Madero arrasó en las elecciones y ocupó la Presidencia de la República al finalizar 1911.

Madero estaba convencido de que el gobierno debía ser demócratico, por lo cual respetó la libertad de prensa a pesar de haber sido víctima de burlas y ataques, especialmente en caricaturas y sátiras.
En 1912 dio una prueba de respeto más a las instituciones, con motivo de la elección de los diputados que integrarían la XXVI Legislatura Federal. Fueron elecciones por voto universal y directo a la Cámara tuvo una composición mixta con representantes de distintos partidos políticos, como el Constitucional Progresista (PCP), de filiación maderista, el Católico Nacional (PCN), el Liberal y el Popular Evolucionista, además de diputados independientes que no fueron postulados por partido alguno.

"Las rebeliones contra el gobierno Maderista"


Uno de los primeros que se rebelo contra Madero fue Pascual Orozco, que había sido uno de sus principales apoyos. La campaña militar contra el llevo a la derrota al propio secretario de Guerra, González Salas. Lo sucedió el general Victoriano Huerta, quien venció a Pascual Orozco en las batallas de Bachimba y Rellano. Otro disidente fue el general Bernado Reyes, de gran prestigio en el Ejército, y quien se pensaba podría haber sido el sucesor de Porfirio Díaz. Reyes fracasó y fue hacho prisionero y llevado a la cárcel militar de Santiago Tlatelolco.
Aunque el gobierno de Madero pudo sofocar a las rebeliones, la situación era precaria. Madero recibía constantes ataques constantes de la prensa.



 "Los zapatistas y el Plan de Ayala"
Emiliano Zapata apoyó en un principio a Madero porque en el Plan de San Luis ofrecía la restitución de las tierras a los campesinos. Así, al frente del Ejército Liberador del Sur, luchó por Madero, Zapata, no esuvo de acuerdo con la desmovilización de las tropas que se levantaron en apoyo al Plan de San Luis y se negó a entregar las armas.

Madero lo convenció finalmente, pero una traición hizo que lo atacaran y no confió más en el presidente, sobre todo porque no veía satisfechas sus demandas agrarias. Zapata luchaba por ellas desde antes del 20 de Noviembre De 1910, por el despojo que habían sufrido las comunidades campesinas de Morelos por parte de los hacendados.}




"Épocas de cambio y decisión: Cambios territoriales a lo largo de la historia"

México empezó a ser una nación en 1821 y como tal abarcaba un territorio. Sin embargo la extensión que tenía nuestro país al obtener la Independencia no es la misma con la que cuenta en la actualidad. Para empezar, en sus inicios la frontera estaba después de Centroamérica, región que se separó a los pocos años. En 1823, el estado de Chiapas que había pertenecido a la Capitanía de Guatemala y al Imperio de Iturbide, se había separado de México. En 1824 se anexó definitivamente a nuestro país después de un plebiscito en el cual la mayoría de la población optó por Mexio y no por Guatemala.
Estos ultimos cambios representaron para México una pérdida de territorio y, como contraparte, para Estados Unidos de America significaron una fabulosa expansión territorial. Dos realidades diametralmente distintas permiten entender este fenómeno; mientras México enfrentaba graves problemas al iniciar su vida independiente, en las mismas fechas Estados Unidos de América mostraba un gran desarrollo económico, un avance de su sector industrial, un gobierno republicano bien establecido (aunque con la persistencia de la esclavitud) y un gran aumento de población, en parte por la inmigración europea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada